world-es.jpg

Nuestra ética

Cerveza digna de confianza e ingresos que se destinan a servicios sociales

La cerveza de Chimay, elaborada exclusivamente en la abadía Notre-Dame de Scourmont, es una de las 7 cervezas en el mundo que puede llevar el logotipo: “Auténtico producto trapense”. Este logotipo certifica que el producto realmente proviene de una abadía trapense, que se fabricó bajo el control y la responsabilidad de la comunidad religiosa trapense y que la mayor parte de los ingresos que se recauden de las ventas se utilizará para servicios sociales (la mayoría de las ganancias se destinan a trabajos sociales).

El Grupo Arnoldus

Dirigimos su atención especialmente al consumo de nuestros productos en forma moderada. Es por esto que nos asociamos al Grupo Arnoldus, desde el momento en que se creó.

El Grupo Arnoldus se fundó en 1992 gracias a la iniciativa de la “Federación de Cerveceros Belgas”. El Grupo tiene como objetivo actuar en forma preventiva contra el consumo excesivo de alcohol y para promover el consumo responsable de cerveza.

Respeto y valoración de las personas

El trabajo manual o intelectual de los monjes se concentra en 5 o 6 horas como máximo; la mayoría del día se consagra en la búsqueda de Dios por medio del estudio, del silencio y de la oración. Sin embargo, los monjes de Scourmont llevan a cabo sus actividades agrícolas y alimenticias con el fin de garantizar su subsistencia, ayudar a los más pobres y sustentar su región, de acuerdo con el gran precepto de su fundador: la rotación armoniosa entre la oración, el estudio y el trabajo.

Este contexto explica bastante la filosofía de la Compañía Cervecera de Chimay.

Lejos de buscar cantidad, la compañía hace de la fabricación de un producto de calidad una cuestión de honor. Desde el comienzo, su crecimiento se ha relacionado con los valores fundamentales, que se basan en el respeto y la valoración de las personas, así como también una gran precisión en la gestión de la calidad de sus cervezas. Aquí, la tecnología queda en un segundo plano respecto del servicio.

Productos naturales

Al ser fabricadas con productos 100% naturales por medio del método de alta fermentación seguido de una refermentación en la botella, las cervezas de Chimay no se filtran ni se pasteurizan.

En cada paso del proceso de elaboración de la cerveza, se presta mucha atención a la higiene y a la seguridad alimentaria. Todos los años, se realizan alrededor de 3.000 análisis de la cerveza a lo largo de todas las etapas de su producción.

¿Por qué se realizan tantas pruebas?

Porque la cerveza de Chimay no se filtra ni se pasteuriza y porque se debe evitar la devolución de todo el lote luego del envío.

Además, el agua y la levadura de la abadía de Scourmont son recursos protegidos. Para obtener más información sobre este tema, lo invitamos a que consulte nuestra sección sobre el medio ambiente.

imprimerImprimirPartagerCompartir