world-es.jpg

Energía renovable

Proyecto « K50 »: invertir en la reducción de la huella de carbono

Con el nombre de código « K50 », la Compañía Cervecera de Chimay implementa una política interna voluntaria que va más allá de los acuerdos industriales y los requisitos legales. ¿Cuál es el objetivo? Llegar en 2010 al 50% del Índice de Gases de Efecto Invernadero (GGI, por sus siglas en inglés) en comparación con el año de referencia 2001 y reducir, en forma significativa, el Índice de Eficiencia Energética (EEI, por sus siglas en inglés). Al mismo tiempo, la Compañía Quesera de Chimay se compromete también a cumplir con los mismos objetivos estrictos (teniendo a 2004 como año de referencia).

A finales de 2008, el negocio cervecero ya había superado las demandas previstas en los acuerdos industriales en vistas al año 2012, con una reducción del 18,6% del GGI y del 16,6% del EEI. En cuanto a la fábrica de quesos, para ese entonces también había superado los requisitos previstos, con una reducción del 28,9% del GGI y del 26,8% del EEI.

De la reducción en el consumo a la producción de energía renovable: los pasos de un enfoque ambiental global y lógico

El primer paso en el proceso consiste en reducir, en la medida de lo posible, el consumo de energía sustitución de válvulas, aislamiento de cadenas de vapor, detención de pérdidas, instalación de válvulas de “guillotina” para detener la fuga de vapor, instalación de barómetros que permiten que los motores trabajen a diferentes velocidades según la necesidad, por medio del uso de curvas de arranque lo más lentas posible, siempre que esto sea factible. Se han aprobado varias inversiones desde 2003 destinadas a garantizar el uso racional de la energía dentro del proceso industrial.

En la misma línea, desde 2007 hemos implementado la “conducción ecológica” tanto para camiones como para automóviles. También se modernizó la producción indispensable de aire comprimido y se instalaron compresores de diferentes tamaños para uso modular según la necesidad (2008).

También en 2008, la cervecería instaló una máquina de enjuague para las botellas nuevas. De hecho, hasta ese momento, las botellas nuevas (que representaban el 45% de la producción) pasaban por el mismo tipo de lavadora que las botellas recicladas. La adquisición de esta máquina de enjuague permitió la disminución del consumo de agua, energía (las botellas nuevas se enjuagan con agua fría) y detergentes, y la reducción del tratamiento de aguas residuales.

DAlgunas modificaciones a nivel de calderas permitieron la recuperación de condensados y humos, y el consiguiente precalentamiento del agua en el circuito de la producción.

A nivel de iluminación, en lugar de usar luces fluorescentes, bombillas de bajo consumo y detectores de movimientos, la cervecería optó por ahora por la instalación de cúpulas direccionales en los depósitos. Pronto, las colocará en otras instalaciones de producción a fin de beneficiarse con el aumento de luz natural.

Para reducir el trabajo de la planta de purificación, se destinaron algunas inversiones a la separación de aguas residuales y agua de lluvia, lo que permite la desviación del agua de lluvia, que corre por los techos y los patios de la abadía directamente al río, sin pasar por la planta.

2009: se invirtieron casi un millón de euros para reducir la huella de carbono

2El año 2009 constituyó un paso fundamental: se invirtieron 985.000 euros para lograr el objetivo del proyecto "K50", que representa un ahorro anual de 519.000 litros de aceite combustible y de 71.400 kilovatios de electricidad.

Con una inversión inicial, la instalación de un intercambio de calor a la salida de la sala donde se elabora la cerveza, permitió la recuperación del excedente de calor que de otra forma se hubiera perdido. El calor se utilizó para calefaccionar la abadía, lo que permitió ahorrar 75.000 litros de aceite combustible, gracias a sólo una medida.

Otra modificación significativa: a principios de 2010, las cervezas de Chimay cambiaron el sistema a fin de hervir el mosto de cerveza: se reemplazó el recalentador interno por un nuevo recalentador que utiliza la última tecnología para ahorrar energía. Este sistema permitirá la recuperación de energía en los vapores del mosto de cerveza que sale de las calderas, lo que representa un ahorro anual de 119.000 litros de aceite combustible y una reducción de emisiones de dióxido de carbono de 223 toneladas o una disminución del 7,4% del GGI.

Consumo, luego producción de energía renovable

Desde junio de 2008, el Grupo Chimay usa electricidad “ecológica” por medio del contrato celebrado entre Alp Energie y Electrabel. Este contrato también tiene por objetivo desarrollar un programa de información y educación sobre el consumo responsable para el personal. De este modo, el Grupo está involucrado en el desarrollo de un parque eólico que se construyó en 2009 en el sitio industrial de Baileux, que permite el suministro de electricidad ecológica por medio de la red.

En el año 2009 se logró completar la instalación de una gran superficie de paneles fotovoltaicos en los techos de la abadía (200 m2, además de los 105 m2 que se instalaron en 2008). La totalidad de estos paneles permite un ahorro de 33.640 kilovatios de electricidad cada año.

La más reciente inversión significativa del año en vista de producir energía renovable : la adquisición de un calentador de pellet, el cual se instaló a fines de 2009. Este reemplaza a un calentador diésel de reserva y ofrece un tamaño que se adapta mejor a la necesidad. Aparte de una mejor eficiencia de calefacción, este nuevo calentador de pellet permite una reducción anual de 1.100 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, disminuye el consumo de combustible diésel en 403.000 litros por año y utiliza materiales principalmente locales. Fuera de los períodos de producción el calentador suministra energía a la abadía, que desde ahora será calefaccionada completamente por medio de energía renovable. La inversión permitirá alcanzar el objetivo que se fijó para la cervecería de reducir el GGI en un 25%... que, de este modo, eliminará la barrera del 50%, el famoso "K50", para el año 2010.

imprimerImprimirPartagerCompartir